El vals de Adela Ferrer

No pudimos conocer a Adela Ferrer en persona, pero nos hemos enviado tantos correos, hemos visto tantos videos y leído su poesía hasta la madrugada, que pareciera que la personalidad y el arte de esta española ha logrado conectarse tan estrechamente con nosotros, como ese arte que admiramos día a día en La Candelaria.

La música, la pintura y la escritura estuvo en su vida desde siempre, en su familia. Su bisabuelo materno fue pianista y también tres de sus hijos.

Fue su tía abuela Maruja quien la inició en el piano, después de esos primeros pininos  sus estudios musicales se formalizaron en el colegio en Palma de Mallorca a la edad de 5 años.

Nada se detuvo en ese momento, continuó en el Conservatorio de Música y Danza de las Islas Baleares hasta el último curso de octavo de piano. Se graduó con el Trinity College de Londres, con la mejor nota de toda Europa en su promoción, con todo y Mención de Honor.

El objetivo de Adela es expresarse y a la vez comunicar, y ha elegido la poesía y la música para hacerlo.

https://www.youtube.com/watch?v=_OYoKJkAId8

Como cada sueño, como cada meta, el camino de Adela no ha sido fácil. Uno de sus recuerdos más queridos y que le ayuda a recordar cada sacrificio fue una vez que iba con su piano hacia un festival en el metro de Barcelona, cuando cansada y muerta del calor, comenzó a desesperarse.

“Ese día me acompañaba un amigo y me recordó algo muy importante: yo había elegido ese tipo de vida, yo había apostado por la música. Los sufrimientos que uno pasa para llegar a las metas, el camino que uno recorre con sudor y lágrimas, hacen que la llegada sea más amada”, recordó Adela.

Aprendí a amar la música y sus silencios.
Sus cadencias y sus ritmos.
Sus modos y matices.
Sus cantos, sus versos, su soltura expresiva.

Adela y La Candelaria

Llegó hace 5 meses a Colombia y decidió instalarse en La Candelaria después de recorrerla con un amigo. “Era cercana para mí, era conocida. Aún sin haberla pisado en mi vida”, comenta la cantautora de Mallorca.

¿Qué es lo que más te gusta de vivir en La Candelaria?
La cercanía a los cerros, Monserrate, sus calles de adoquines, sus cuestas pronunciadas, sus colores, su trajín, su actividad musical y artística, sus teatros, sus locales de música en directo, sus bibliotecas y centros culturales, su historia, sus casas coloniales.

¿El lugar te ha ayudado a escribir alguna canción o inspirar un poema?
Por supuesto. Hay rincones y momentos de total inspiración. El patio del Museo Botero es uno de ellos. Monserrate y los cerros, los colibrís de mi jardín. He creado dos canciones desde que estoy aquí, en estos 5 meses: “Desatada esencia la de tu carne” y “Cinco sentidos”.

¿Si pudieras resumir La Candelaria en una palabra cuál sería?
Vida.

¿Qué le dirías a un extranjero que quiera vivir o visitar La Candelaria?
Que no deje de descubrir La Candelaria. Que la recorra, que la pasee, que la viva. Que hay sueños en sus rincones.

Conoce más de Adela Ferrer

Spyce Facebook Youtube