La huella de Jorge Olave

Jorge Olave dejó regada su inmortalidad en las calles de La Candelaria, desde 1996 el escultor hizo de la localidad la galería predilecta para exponer el arte urbano que lo caracterizó desde que incursionó a mediados de los 90’s.

foto-para-articulo-olave-la-candelaria-bogota

Después de tener la oportunidad de plasmar su primera obra en Central Park, Nueva York —1975— Olave dejó trabajos en países como Guatemala, Cuba y México. Vivió la vida a través de la venta de sus cuadros, pero sus esculturas nunca fueron de uso comercial.

Su legado está a la vista, intocable en La Candelaria, y aun cuando aquellas obras que están suspendidas en los tejados y ventanales de la zona no tienen su firma, para nadie es un secreto que Olave fue su gestor.

Vivía con la meta de involucrar a la comunidad, haciendo de la ciudad un taller participativo, buscando la manera de que los jóvenes se incluyeran en proyectos de arte.

 

 

jorge-olave-zona-c-la-candelaria-bogotaOlave se fue, pero esculturas como ‘El Pescador’ o aquellas que descansan en lugares como la Casa de Poesía Silva y la Fundación Gilberto Alzate Avendaño quedaron eternas, como vigilantes de La Candelaria, como cuando en los tiempos de Antanas Mockus ubicó al ‘Veedor Ciudadano’, como símbolo de vigilancia de la labor del Alcalde.

 

olave-la-candelaria-bogota-zona-cEl gran exponente de la obra “La sombra de Silva” fue hallado muerto el pasado 28 de septiembre por causas que aún se investigan. Tenía 60 años y la vitalidad de quien descubre las artes plásticas por primera vez. En desarrollo tenía proyectos como los corredores culturales para la recuperación de la carrera 13 entre calles 49 y 64, en Chapinero, los que se harán en su honor según afirmó Mauricio Jaramillo, alcalde de la localidad.

“Jorge Olave es un pintor que escapó del lienzo. De alguno de esos parajes urbanos que pinta todos los días. Quizás de un verso de nuestro poeta transeúnte Rogelio Echavarría: “Todas las calles que conozco son un reflejo de mí mismo”” – Juan David Correa Ulloa Para El Espectador (2002)

Zona C La Candelaria