Adiós al Gabo de mariposas amarillas

Gabriel García Márquez

“Así es -suspiró el coronel- La vida es la cosa mejor que se ha inventado” – El coronel no tiene quien le escriba.

Gabo inventó muchas vidas que miles leyeron, esos miles que hoy le dicen adiós. Adiós a Gabriel García Márquez, al periodista, al cuentista, al escritor que llegó a ser Nobel de Literatura.

Vivió 87 años, los últimos en México junto a su esposa Mercedes Barcha, con quién se casó el 21 de marzo de 1958 en la iglesia del Perpetuo Socorro de Barranquilla.

Rodrigo (cineasta) y Gonzalo García Barcha (diseñador gráfico), fueron quienes autorizaron a una periodista mexicana a dar la noticia del fallecimiento de su padre.

Gabo, Gabito

 Gabriel García Márquez

El 6 de marzo de 1927 nació Gabriel José de la Concordia García Márquez en Aracataca, Magdalena. Quiso estudiar Derecho para complacer a su padre, pero en 1950 decide centrarse en el periodismo. Ya había publicado su primer cuento en El Espectador, el 13 de septiembre de 1947. La tercera resignación.

Gabo jamás terminó sus estudios universitarios, sin embargo varias universidades le otorgaron un doctorado honoris causa en letras.

“Un muerto puede ser feliz con su situación irremediable. Pero un vivo no puede resignarse a ser enterrado vivo” – La tercera resignación.

Fue hasta 1967 que llegó Cien años de soledad, considerada una  obra maestra de la literatura hispanoamericana y universal.

“Y el gozo que le produjo esa mujer, le había permitido entender por qué los hombres tenían miedo a la muerte” – Cien años de soledad.

Con Cien años de soledad llegaron  aquellas mariposas amarillas, esas que comenzaron siguiendo a Mauricio Babilonia y terminaron identificándo a Gabo. Esas mismas que lo despidieron convertidas en papel en la Catedral Primada de Bogotá.

Leave a Reply